Go to Top

El Desarrollo de un Equipo incluye a todos sus integrantes, no sólo a las estrellas.

Compartir este:

Supongamos que eres el gerente general de un equipo deportivo. Podría ser de basquetbol, futbol, béisbol ó hockey. Mientras trabajas en construir un equipo competitivo, tus aficionados van a preguntar ¿A quién planeas adquirir este año?

Después imagina que les dices a tus aficionados que sólo intentas adquirir al defensivo, al corredor, al parador en corto ó al pateador. Ellos podrían preguntarse ¿No deberías concentrarte en el equipo completo, más que en una sola posición?

Por supuesto, tú debes fijarte en el equipo completo, no solamente en la posición que representa  tu mayor presión. Eso suena obvio, pero en los negocios y deportes, las organizaciones aún tienden a buscar a sus empleados a través de procesos de selección aislados –sólo buscando un “shortstop” o “point guard”, por ejemplo- en lugar de considerar cómo un equipo funcionará cuando ésta persona se integre. En realidad tu equipo es tan fuerte como su eslabón más débil.

Lo que realmente necesitas es entender cómo ese “shortstop” jugará junto con su equipo y cómo el “point guard” podrá interactuar en su equipo y fuera del campo.

Muchas empresas batallan en entender el componente crítico de no solo ver cómo una persona se ajusta a un puesto, sino también cómo él o ella se ajusta el equipo.

Ahora consideremos a los miembros de tu equipo real, no al equipo de deportes imaginario que mencionábamos. Ya sea que exista el grupo ó lo estés armando para un área ó proyecto, necesitas entender la motivación que cada miembro del equipo trae y cómo él o ella embonarán –ó chocará- con la gente a su alrededor. Tú podrías incluso tener algun empleado dentro de tu equipo  con alto potencial pero que no está funcionando óptimamente por un tema relacionado con la manera cómo éste equipo está trabajando o se está relacionando actualmente.

Así que, ¿qué puedes hacer al respecto? Como primer paso, esfuérzate en explorar a tu equipo. ¿Dónde residen sus fortalezas? ¿Cuáles son sus barreras que le impiden lograr el éxito? ¿Qué antiguos problemas están inhibiendo la productividad del equipo? Una vez que estos asuntos están identificados y puestos sobre la mesa de una manera que permita una discusión abierta y honesta, la confianza crecerá en el equipo. Una vez que se construya esta confianza, puedes incrementar la efectividad del equipo a través de reforzar las sinergias entre sus integrantes, aprovechando al máximo las fortalezas de cada uno. Las nuevas oportunidades de capacitación y los programas de desarrollo los identificarás ya no con una visión individualista, sino desde la perspectiva de cómo fortalecer las competencias de tu equipo.

En lo sucesivo, trata de no basar tus decisiones de incorporar a una persona a tu equipo, solo por nivel de adecuación al puesto, mide también su adecuación al grupo. Esto lo puedes hacer a partir de haber medido las competencias de cada integrante, obteniendo así un “perfil del equipo” y entonces podrás comparar al candidato contra éste, pudiendo finalmente estimar en qué grado podrá adaptarse y enriquecer al grupo.

, , ,