Go to Top

¿Está usted gestionando o liderando?

Compartir este:

Para aquellos de nosotros que dirigimos las organizaciones a través de la crisis mundial del 2008 y el 2009, todos fuimos desafiados como nunca antes. Muchas de las decisiones difíciles, pero necesarias, que tuvimos que tomar, nos dejaron recuerdos dolorosos. El mundo estaba cambiando, y todos tuvimos que cambiar, si queríamos mantenernos a flote. Las fortalezas que muchos líderes y gerentes nunca pensamos que teníamos salieron a la superficie. Del mismo modo, nuestras limitaciones se hicieron más evidentes a medida que muchos de nosotros nos encontramos con la espalda contra la pared.

A medida que comenzamos a alejarnos de esa pared y tenemos ahora algunos fugaces momentos para reflexionar, es importante preguntarnos lo que hemos aprendido sobre nosotros mismos como líderes. ¿Cómo llegamos a sobrevivir a través de la incertidumbre? ¿Cuándo estábamos gerenciando? ¿Cuándo estábamos liderando? ¿Y cuál es la diferencia?

En algunas formas puede ser fácil identificar lo que hacemos cuando estamos gerenciando. Podemos enumerar actividades como el análisis de nuestros márgenes de ganancias o la creación de un plan de marketing o la selección de un corredor de seguros. Eso es lo que hacemos cuando estamos gerenciando. ¿Cuándo estamos liderando?. Liderar es cuando estamos creando y compartiendo nuestra visión de lo que puede ser. Creamos un entorno donde los nuevos logros se pueden realizar.

Como dijo Warren Bennis, “los gerentes hacen las cosas bien, mientras que los líderes hacen las cosas correctas”. Cuando estamos gerenciando, estamos ejecutando. Cuando estamos liderando, estamos iniciando.

Esto nos lleva de nuevo a la pregunta fundamental de cómo está usted invirtiendo su tiempo. ¿Qué parte de su tiempo está utilizando para liderar? ¿Cuánto tiempo pasa gestionando? E, igualmente importante ¿Es usted capaz de diferenciarlos?. Finalmente, como líderes, una de nuestras responsabilidades más importantes es el desarrollo de otros líderes. Esto comienza por saber lo que estamos buscando en nosotros mismos y en otros.

Para identificar el potencial de liderazgo, usted tiene que saber la diferencia entre el momento en que usted está gestionando y cuando usted está liderando – y reconocer cuáles son las cualidades que está reforzando cuando está haciendo una o la otra.

En nuestros estudios, hemos encontrado que los gerentes de mayor rendimiento y los líderes más eficaces comparten muchas de las mismas cualidades. Eso es lo que ayuda a que los mejores gerentes sean quienes se convierten en lideres. Pero también hay algunas diferencias importantes a tener en cuenta en las cualidades que distinguen a los mejores gerentes de los mejores líderes.

A medida que revise éstas cualidades es importante considerar cuál de ellas se comparten. Y a cuáles recurrir en diferentes situaciones. Primero las similitudes:

Los mejores gerentes y los mejores líderes son brillantes, empáticos, asertivos y persistentes. También están abiertos a nuevas ideas; e intrigados por el análisis de las situaciones, resolver los problemas, pensar estratégicamente; y en última instancia,  crear nuevas soluciones. Además, les gusta trabajar de forma rápida y pueden abarcar múltiples tarea.

Ahora las diferencias:

Los líderes son menos dispuestos a seguir el status que de los gerentes. Los líderes, como grupo, también están menos dispuestos a adaptarse a los demás, menos preocupados por caer bien. Los líderes también están más interesados ​​en motivar a los demás que en complacerlos. Estas cualidades permiten a los líderes tomar decisiones difíciles y se comunican de una manera clara y muy directa.

Entonces, la pregunta es: ¿Cuál de esas cualidades emergen de usted cuando está gerenciando? Y ¿Qué cualidades surgen cuando usted está liderando? ¿Puede reconocer la diferencia en usted?

Un rol no es mejor que el otro. Lo importante es darse cuenta cuál  es el rol correcto de acuerdo a lo que la situación amerita. Y entender que cuando usted está gerenciando y cuando usted está liderando.

Cuanto más se de cuenta de las diferentes fortalezas que están aprovechando cuando está administrando y las cualidades únicas que surgen cuando está conduciendo, será más versátil y más eficaz.

Cuanto más conozca sobre sí mismo en cada una de estas situaciones, será capaz de conectarse con sus fortalezas internas. Y cuanto más se conecta con las fortalezas interiores, más se va a conectar con los demás.

, , ,