Go to Top

El Liderazgo en la Mujer

Compartir este:

blog-caliper-mujer

Investigación realizada por Caliper Corp 2014
Resumen
Introducción:

Hay algunas pruebas que sugieren que la situación de las mujeres en el lugar de trabajo ha mejorado en los últimos años. Sin embargo, aunque de 1970 a 2009, la representación de mujeres en la fuerza de trabajo aumentó de 37 a 48 por ciento, sólo el 26 por ciento de todos los CEOs en Estados Unidos son mujeres y sólo hay un 2 a 3 por ciento de las mujeres como directores ejecutivos en las empresas que aparecen en el listado de empresas de Fortune 500 (Barsh & Yee, 2011).

Un factor que podría ayudar a explicar esta falta de mujeres en puestos de liderazgo es el desafío experimentado por las mujeres en el lugar de trabajo en comparación con los hombres. El problema para las mujeres líderes surge cuando las expectativas de género no se alinean con las expectativas de comportamientos de liderazgo compartidos por el público en general, lo que provoca juicios negativos de las mujeres como líderes (Johnson, Murphy, Zewdie, Reichard, 2008). Sin embargo, aquellas mujeres que han ocupado con éxito los puestos de liderazgo ofrecen una perspectiva interesante.

El propósito de ésta investigación fue explorar los rasgos de personalidad relacionados con las mujeres líderes exitosas y determinar qué desafíos experimentan con mayor frecuencia en su lugar de trabajo.

Datos demográficos:

Se invitaron a participar a 85 mujeres que ocupaban altos cargos directivos, como vicepresidente o un nivel mayor. De las 85 invitadas, solo 76% completaron tanto el Perfil Caliper, como el Cuestionario, llegando a completar un grupo de 65 participantes para el estudio. Las líderes en este estudio eran 89% caucásicas, en un rango predominante de edad entre 40 y 54años (42%), y laboraban en 60 compañías diferentes.

Qué se midió:

  • Personalidad: Se aplicó el Perfil Caliper para medir rasgos de personalidad y razonamiento abstracto.

  • Auto evaluación del Desempeño: Se reunieron los indicadores típicos de desempeño de liderazgo que se consiguen en la literatura. Algunos de ellos como: enfatizar la planeación estratégica, coaching a otros etc.

  • Cuestionario de Barreras: Se exploraron las 16 barreras que usualmente se encuentran en la literatura y que están referidas a los obstáculos que enfrentan las mujeres líderes

  • Amenaza del estereotipo: La amenaza del estereotipo se midió con una escala de 10 ítems basada en una combinación de varias escalas de amenazas estereotipadas validadas, con minimas modificaciones a los ítems para hacerlos relevantes para este estudio.

  • Estilo de Liderazgo: Fue medida con el Cuestionario Multifactorial de Liderazgo (MLQ; Avolio&Bass, 2004), que mide la tendencia hacia ciertos estilos de liderazgo.

Resultados:

Características de personalidad del grupo: el grupo obtuvo puntajes altos en Asertividad, Impulso del Yo, Razonamiento Abstracto, Sentido de Urgencia y Toma de Riesgos. Por otra parte, obtuvo puntajes bajos en Estructura Externa, Minuciosidad y Cautela. Esta dinámica favorece la Orientación a Resultados y a la Acción, un estilo de Comunicación directa y persuasiva, y son hábiles reconociendo patrones dentro de los datos y resolviendo problemas.

Autoevaluación de la personalidad y el desempeño: En general, este grupo se clasificó superior al promedio en comportamientos como “defender sus ideas o los planes de acción en los que creen”, “adherirse a las responsabilidades éticas que vienen con el liderazgo” y “construir relaciones profesionales basados en la confianza y el respeto mutuo”. El área de rendimiento más débil fue “hacer frente a las realidades de la política organizacional”.

Al vincular el rendimiento auto-evaluado a la personalidad, encontramos que los rasgos que se asociaron con puntuaciones más altas de rendimiento fueron Empatía, Agresividad, Tolerancia al Estrés, Resiliencia, Asertividad y Nivel de Energía. Estas rasgos reflejan a una persona que tiene un estilo de comunicación directo, es resiliente y capaz de manejar el estrés, permanece centrado en sus tareas de trabajo y es capaz de relacionarse y entender a los demás.

Barreras enfrentadas por líderes mujeres:

Las cinco barreras que causaron el mayor impacto negativo fueron las siguientes:

• Sentimientos de culpa por no pasar suficiente tiempo con la familia debido al trabajo • Las responsabilidades familiares interfieren con el trabajo

• Resistencia de otros líderes actuales

• Tener que superar a los líderes masculinos para ser considerados efectivos

• Falta de apoyo en el hogar cuando el trabajo es exigente.

Estos hallazgos indican que aquellas que exhiben una buena capacidad de razonamiento, alta autodisciplina y orientación a los resultados y que son capaces de manejar el estrés, experimentan menos impacto negativo hacia los desafíos comunes de ser mujeres líderes.

Amenaza del Estereotipo:

Encontramos que los ítems asociados con una mayor amenaza eran: “estereotipos sobre mi género me molesta”, “mi género es central para definir quién soy”, y “mi identidad está fuertemente ligada a mi género”. Estos resultados sugieren que estas mujeres líderes ven su género como un factor fuerte de su propia identidad.

Explorando la relación entre la personalidad y la susceptibilidad a la amenaza del estereotipo, encontramos que son más susceptibles aquellas que tienden a puntuar más bajo en Asertividad, Nivel de Energía, Empatía, Tolerancia al Estrés y Toma de Riesgos; y tienen una alta Estructura Externa. Estas dinámicas son características de una persona que tiene aversión al riesgo, tiene un estilo de comunicación menos directo y prefiere un entorno estructurado con procedimientos establecidos.

Estilo de liderazgo:

Este grupo de mujeres se involucra más frecuentemente en comportamientos de estilo de liderazgo Transformacional, son intelectualmente estimulantes, animan a los empleados a apropiarse de las metas de la empresa, y proporcionan una motivación inspiradora. Los rasgos de personalidad relacionados con este tipo de estilo de liderazgo incluyen niveles más altos de Orientación hacia las Ideas, Empatía, Agresividad, Resiliencia y Energía. Este tipo de persona es creativa en la solución de problemas, motivada, resistente, y tiene la capacidad de percibir y responder a las necesidades de su equipo.

Este grupo también exhibe un nivel moderado de conductas transaccionales de liderazgo. Esto demuestra que estas líderes en ocasiones participan en recompensa y castigo con sus empleados. Al vincular el estilo de liderazgo transaccional con la personalidad, encontramos niveles más altos de estructura externa junto con los niveles más bajos de toma de riesgos. Aquellas que exhiben una mayor inclinación hacia este estilo tienden a sentirse cómodas trabajando dentro de las reglas y regulaciones establecidas y también tienden a tener una personalidad aversa al riesgo.

Las mujeres en este estudio mostraron casi ninguna tendencia hacia un estilo de liderazgo pasivo / evasivo.

Conclusión:

Nuestros resultados muestran que los rasgos de personalidad de las mujeres líderes se asemejan mucho a los considerados como pertenecientes al “liderazgo masculino”. En general, estas mujeres son sencillas en su estilo de comunicación, orientadas a la acción, toman riesgos y son hábiles para resolver problemas complejos.

Aunque estos rasgos pueden ser considerados tradicionalmente como “masculinos”, hemos descubierto que están, de hecho, asociados al liderazgo exitoso tanto de hombres, como de mujeres.

Mientras que algunas mujeres pueden sentir la necesidad de adoptar estilos más “masculinos” para ser percibidas como mejores líderes (Hippel et al., 2011), nuestros resultados demuestran que estas características también ayudan a las mujeres a superar las barreras que enfrentan en roles de liderazgo.

Además de estos rasgos “masculinos”, también encontramos repetidos casos en los que la Resiliencia, la Energía y la Empatía surgieron como impulsores del liderazgo exitoso y la habilidad para superar obstáculos. Esto parece ser un beneficio añadido para las mujeres líderes, en particular debido a lo potencialmente estresante y desafiante que significa ser parte de las minorías en el liderazgo. Estos rasgos de personalidad les permiten entender mejor a sus subordinados y colegas, recuperarse después de fracasos o rechazos, y perseverar con sus esfuerzos por largos períodos de tiempo. Por lo tanto, no sólo estas mujeres líderes exhiben atributos de liderazgo tradicionalmente exitosos sino que también demuestran los atributos necesarios para el éxito en un camino lleno de resistencia y dificultades./?p=5836&preview=true